Antes de redactar una propuesta: Parte II.

El proceso de redactar una propuesta comienza cuando uno abre un documento en Microsoft Word (o su equivalente) y comienza a modificar el documento para que sea una propuesta, sea que le cambie el formato o que comience a presionar alguna tecla en el teclado. Sin embargo, antes de poder comenzar a redactar una propuesta, hay que llevar a cabo una serie de pasos que te van a dar el material que necesitas para redactar una propuesta. Por ello, es justo que se comience esta página con una serie titulada “Antes de comenzar a redactar una propuesta”.
 
En esta parte, se va a discutir como uno podría realizar el proceso de revisión de literatura sobre el tema escogido: conociendo los recursos disponibles. Este proceso está dividido en dos partes: la búsqueda de artículos y libros de referencia, y la lectura de las referencias encontradas. Estos procesos no son lineales, pero sí es algo que se debe hacer antes de redactar la propuesta. También es algo que se debe de hacer con tiempo, para evitar presiones innecesarias.
 
Como fue dicho anteriormente, el proceso de revisión de literatura comienza con la búsqueda de artículos científicos y libros de referencias. Los libros de referencias pueden ser los libros de texto que son requeridos para una maestría o bachillerato de Educación en salud, pero también pueden ser libros de Educación en Salud encontrados en una biblioteca, librería o conferencia de Educación en Salud.
 
Los artículos pueden ser adquiridos a través de algún meta-buscador académico (como Google Scholar, que es el que voy a utilizar para efectos de esta página), revistas impresas, o bases de datos. Google Scholar tiene tres ventajas. La primera ventaja que es gratis, siempre y cuando tengas acceso al equipo electrónico necesario. La segunda ventaja que tiene es que te permite hacer búsquedas tanto de temas generalizados como de un artículo en específico. La tercera ventaja que tiene es que Google Scholar tiene la cita de los artículos en tres formatos: MLA, OWL y APA. Esto es bueno, porque facilita a todos el proceso de citar los artículos en cualquiera de esos formatos. La desventaja es que no todos los artículos científicos presentados están libres de costo.
 
La otra manera de buscar artículos científicos es utilizando una base de datos electrónica, como Science Direct o Pubmed. En estas bases de datos uno puede buscar artículos por tema. No recomiendo que traten de buscar artículos específicos en las bases de datos por lo complicado que puede ser el proceso, especialmente si uno no sabe lo que está buscando. Por otro lado, a través de las bases de datos pueden limitar los artículos por fecha de publicación, revista, tema, si el artículo es revisado por pares, entre otros. Un fenómeno común en la revisión de literatura es que todos los artículos que tratan de exactamente del tema escogido están disponibles por $40 aproximadamente; todos los artículos estarían a ese precio si no tienes acceso a artículos científicos a través de una institución registrada en la base de datos.
 
El utilizar revistas impresas tiene la ventaja de ser impreso y presentar una variedad de temas en una edición. Sin embargo, en este tiempo donde la tecnología está abundante, es una opción que tiene menor garantía de satisfacción. 
 
Una opción es el complementar la búsqueda por Google Scholar con el de las bases de datos. Uno puede buscar los artículos encontrados por las bases de datos en Google Scholar para obtener la cita en APA, OWL o MLA. También se puede utilizar Google Scholar para ver qué artículos puede haber y si alguno está en una base de datos, entonces puedes buscarlos por sus palabras claves en la base de datos. Por otro lado, hay artículos que están gratis en unas bases de datos y en otras no. Si logra conocer los patrones de acceso de artículos, puede utilizar todas las bases de datos conocidas para encontrar la mayor cantidad de artículos pertinentes posibles.
 
Otros recursos son las hojas informativas y las páginas de internet. Muchas organizaciones de renombre de salud pública tienen hojas informativas, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Hay organizaciones que tienen material educativo accesible por internet.  Finalmente, hay muchas organizaciones que tienen páginas de Internet con información sobre temas de salud.
 
A continuación podrán encontrar un documento que contiene una variedad de referencias que puedes revisar dentro de lo que será tu revisión de literatura.
Referencias revisión de literatura
En esta parte de “la revisión de literatura”, se discutió todos los recursos para realizar una revisión de literatura y como complementar cada uno. En la segunda parte, se estará planteando formas en que se puede utilizar estos recursos con mayor eficiencia.